Piscina natural o de obra, ¿qué opción es mejor?

Una piscina natural funciona como un río o un lago y suelen estar rodeadas de plantas y naturaleza, que se encargan de depurar el agua. Una piscina de obra también puede estar integrada en la naturaleza, pero suele necesitar de una depuradora y de productos químicos para poder limpiarla y mantenerla en perfecto estado. A la hora de elegir una piscina, ¿qué es mejor: una piscina de obra o una piscina natural? Ambas tienen sus ventajas e inconvenientes.

¿Qué diferencias hay en su funcionamiento?

El filtrado del agua en las piscinas naturales lo hacen las plantas, las algas y los elementos naturales. Para ello, necesita una bomba de agua y depuradora especial para ello y para el tipo de agua que hay en estas piscinas, que suele ser dulce. En el caso de las piscinas de obra, es necesario una depuradora y un buen sistema de filtrado para que el agua mantenga los niveles de ph correctos. En el caso de las piscinas naturales, también un sistema ecológico que usa paneles solares en vez de electricidad que ponen en marcha la depuradora y sistemas de filtrado.

Por sus propias características, la piscina natural se integra muy fácilmente en el exterior o jardín. Al no tener una forma definida, suelen convivir perfectamente con el entorno natural. Estéticamente son muy bonitas y suelen tener forma de lago. En el caso de las piscinas de obra, la ventaja que tienen es que podemos darle la forma deseada a la hora de planificarlas, también podemos elegir los materiales, el color y cómo integrarlas en el exterior tampoco suele ser un problema. Por lo que las dos opciones son muy buenas.

Ventajas de la piscina de obra

Si queremos comparar ambos tipos de piscina, una de las grandes ventajas de la piscina de obra frente a la natural es que la natural atrae a muchos tipos de insectos al estar rodeada de plantas, flores y naturaleza. En este sentido, conviene separar bien la zona de baño con la de plantas para que no se extiendan los insectos hacia la zona de baño. En el caso de la piscina de obra, no suele haber tantos insectos en comparación con la piscina natural.

¿Qué mantenimiento es más sencillo?

A la hora de poner la piscina a punto y mantenerla bien limpia y en perfecto estado, la piscina natural necesita una limpieza profunda del agua al menos una vez al año. Por supuesto, hay que mantener en buen estado todas las plantas que crecen alrededor. Si no se mantiene en perfecto estado la piscina, los restos de las plantas caerán a la piscina produciendo algas y bacterias. En el caso de las piscinas de obra, es importante saber si has realizado las tareas de invernaje o no durante el invierno. En cualquier caso, es importante mantener un tratamiento de choque con cloro y comprobar que los filtros del agua, bomba, depuradora y sumideros están en perfecto estado.

Lámina armada y gresite. ¿En que se diferencian?

6 minutos de lectura

Como calentar el agua de la piscina

12 minutos de lectura

Piscina de obra o prefabricada, ¿Cuál es mejor?

6 minutos de lectura